Ardilla roja

Ardilla roja

La ardilla roja

Esta es la más común en todo el continente europeo por su gran población en los bosques del continente. Su cuerpo puede medir entre 20 y 30 centímetros de longitud y su cola puede llegar hasta 25 centímetros de largo. Su peso puede llegar a ser de 250 gramos a 340 gramos con un característico color rojizo en su pelaje. Este pelaje para invierno puede aumentar su espesor y parecer en zonas cercanas a su oreja. Tanto los machos como las hembras pueden ser de igual forma sin tener muchas variaciones. Por otra parte, sus patas delanteras tienen 4 dedos en comparación a las traseras que han desarrollado 5.

Distribución de la Ardilla roja

Estas ardillas se puede ver en todo el Paleártico, desde la península Ibérica hasta poblaciones de China, Corea y Japón. Se consiguen un buen número de ejemplares en Siberia, así como en la totalidad de países de Europa. Además de verse en las Islas Británicas, aunque su número disminuye en las islas mediterráneas. España tiene un gran número de ejemplares en todo el país que se han venido adaptando a los cambios climáticos. Por otra parte, han aumentado las llegadas de nuevos ejemplares gracias a las migraciones inducidas por los humanos.

Historia de las Ardillas

Esta especie como el resto de las ardillas ha logrado una gran distribución desde su aparición hace millones de años. Donde se ha desarrollado con total normalidad en distintas partes del mundo, en el caso de esta en bosque europeos. Ha venido desarrollando cambios debido a que esta especie busca lugares un poco más fríos. En busca de bosques frondosos donde evolucionan de buena forma adaptándose a casi cualquier medio que se les imponga. Por otra parte, lograron superar etapas de cacería donde se les buscaba por su intenso color rojo. Aunque actualmente son cazadas para domesticarlas como un animal de compañía.