Cabra montesa

La cabra montesa

La cabra montés hembra tiene aproximadamente 1.20 metros de largo con unos 60 centímetros de largo. Generalmente pueden llegar a pesar hasta 45 kilos y cuenta con unos cuernos cortos. Su apariencia es muy similar a la de una cabra doméstica. En cambio, el macho de estos ejemplares puede llegar a tener un largo de 1.48 metro. Una estatura mayor al de las hembras por 20 centímetros y su peso puede llegar a doblegarlo con 110 kilos. En cambio, los cuernos son gruesos, curvos y con el triple de tamaño, su cara más alargada al de las hembras. Tienden a tener mejor desenvolvimiento por las mañanas y por las tardes aunque pueden moverse en el día y la noche.

Historia de la cabra montesa

Esta desde hace unos 40 mil años a estado viéndose como presa de distintos animales como del hombre. Se han encontrado grandes restos de estos animales en cuevas del paleolítico y con presencia en distintas pinturas rupestres. Desde países como Francia y el reino unido fueron llegando cazadores. Con el paso del tiempo en los siglos XIX y XX para tener sus cabezas como especies de trofeos. Esta especie claramente se vio afectada casi al punto de la extinción total. Aunque desde hace unos 70 años se han venido cuidando para preservar su número.

Distribución de la cabra montesa

Estos en años pasados se encontraban en el sur de Francia, andorra, España y Portugal. El mayor número de ejemplares de estos mamíferos se encuentran en áreas montañosas de España y el norte de Portugal. Estos, buscan las áreas montañosas para tener un mejor desenvolvimiento como comúnmente los tienen las cabras de este tipo. Prefieren vivir en las alturas que van de 500 a 2500 metros sobre el nivel del mar.