Ciervo almizclero

Ciervo almizclero

Ciervo almizclero

Es una de las especies más curiosas dentro del mundo animal, y es que resulta muy llamativo para todos los fanáticos de los animales. Han estado en la tierra desde mucho antes que nosotros y se sitúan entre las especies más antiguas de la historia, los mochus son mamíferos que según la UICN se encuentra en la lista roja de animales posiblemente vulnerables, siendo ilegal cazarlos por su almizcle.

El orígen de los ciervos almizcleros

 El ciervo almizclero siberiano (moschus moschiferus) es un mamífero familia de los mosquitos del género Moschus, que generalmente se sitúa en Asia, Mongolia y la península de Corea. No se considera parte de los cérvidos pero se encuentra levemente emparentado con ellos. Estos se diferencian de los cérvidos ya que poseen largos dientes y glándulas portadoras de almizcle, situadas entre los genitales y el ombligo.

Poseen pelaje largo y grueso generalmente siendo de color marrón y negro. Miden casi 1.10 metros y pesa 61 y 71 kilogramos aproximadamente. Son herbívoros por lo que se alimentan de ramas, hojas y cortezas de árboles.

 Los ciervos almizcleros y sus curiosidades más comunes

 Esta especie se encuentra en la lista roja como vulnerable de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza)  debido a que es muy buscado por cazadores por el almizcle que producen con sus glándulas, muy usadas para la producción de perfumes. El ciervo almizclero fue catalogado durante muchos siglos como animales peligrosos debido a sus colmillos, incluso comparándolos con los personajes de historias los vampiros.

Son animales solitarios que rara vez se ven en grupos. Duermen durante el día y son activos de noche, también son muy tímidos y huyen cuando alguien se les intenta acercar. Son capaces de escalar 3-4 metros de altura cuando la comida escasea. Trepando a los árboles para buscar alimento.