Delfín soplador

Delfín soplador

El delfín soplador

Este tipo de delfín cuenta con un hocico más prolongado de lo que lo tienen el resto de los delfines. Cada ejemplar cuenta en su hocico con un aproximado de 21 a 24 dientes. Cuentan con una longitud que va entre 3 y 5 metros, su lomo y costados puede ser negro con el vientre totalmente blanco. Su buena anatomía le permite alcanzar una velocidad realmente alta que coordina con la aleta dorsal. Además, en cuanto a la dirección durante el nado se la dan sus aletas pectorales mejorando así sus destrezas en el mar.

Lugar donde más habitan los delfines sopladores

Generalmente estos cetáceos se encuentran en las distintas partes del planeta. Aunque estos en específico están en gran número en el océano glacial hasta el mar mediterráneo. Sus manadas generalmente están constituidas por 6 u 8 delfines de la especie. Como todos los delfines, son amistosos por los que se acercan a las barcas de pescadores y muestran su agilidad. Este animal es realmente inteligente posicionándolo entre los más inteligentes dentro del reino animal a pesar de ser una especie acuática.

Los delfines y su origen

Estos cetáceos al igual que los delfines en general provienen de mamíferos de mayor tamaño que tienen origen terrestre. Los delfines actuales poseen muchas características similares a los primeros cetáceos de años atrás, con cráneo típico de un carnívoro primitivo. Su forma de vida fue adoptada de los primeros mamíferos que habitaban en la vida terrestre. Con esto, poco a poco se fueron acostumbrando a la vida marina para lograr una evolución significativa. Su modificación claramente se dio por el cambio de medios ambientales así como su manera de adaptarse al agua. Además, aprendieron a cómo cazar sus presas, su respiración modificó y con ello esta especie pudo evolucionar.