Saltar al contenido
Animales

Las focas

Las focas cuentan con cuerpos diseñados para nadar, alargados, sus extremidades anteriores son cortas y planas para usarlas como aletas. Están totalmente cubiertas de un pelaje corto denso ya al alcanzar una edad madura. Aunque se tienen registro de ejemplares que no tienen pelo y se les hace más complicado mantener la temperatura: Sin embargo lo que las ayuda a esto, es la capa de grasa que se encuentra debajo de su piel. Su peso puede ir entre los 89 y 130 kilogramos donde su tamaño maduro alcanza entre 160 centímetros y 180 centímetros.

El hábitat de las focas

Generalmente pueden verse en la mayoría de las costas de los continentes. De igual forma prefieren climas tropicales ya que el excesivo calor puede afectarles gravemente. Sin embargo, donde mayormente habita esta especie es en zonas frías como la antártica, sobreviviendo con la grasa de su piel. Por lo tanto, las focas que se encuentran en zonas más cálidas son mucho de menor tamaño. Todo esto en comparación a las de hábitat en lugares fríos. Ya que estas no tienen la misma necesidad de uso de la grasa corporal. De igual forma en el frío tienen más que comer por lo que son menos amenazadas por escasez de alimentos.

Las focas y su historia

Luego de estudios, como muchos otros mamíferos marinos, se cree que evolucionaron de algún animal terrestre. Luego de este fueron modificando su forma de vivir a mucho más tiempo dentro del agua. Las focas se desplazan tanto en tierra como en mar aunque con mayor destreza lo logran en el agua. Se cree que esta especie tiene más de 15 millones de años debido a fósiles encontrados. Donde algunos arrojan que principalmente fueron animales terrestres y poco a poco sus patas evolucionaron hasta convertirse en aletas.