Liebre ártica

Liebre ártica

La liebre ártica

Este ejemplar de liebre pertenece como los demás a la familia de los Leporidae. Es de las más adoptadas por las personas que viven en las regiones polares y montañosas. Esta también fue confundida con la llamada como liebre de montaña aunque esta es totalmente distinta. Generalmente esta especie puede llegar a medir entre 55 y 70 centímetros de longitud. En cambio el peso de esta puede ser de unos 4 o 5 kilos por ejemplar. Acostumbran a comer plantas pequeñas, bayas, hojas, aunque tienen muy desarrollado el sentido del olfato. El cual utilizan en las épocas de nieve para encontrar comida debajo de la misma.

Distribución de las Liebres árticas

En las regiones más frías se pueden encontrar los ejemplares de este animal. Generalmente habitan la tundra de Groenlandia y Escandinavia, Finlandia, Noruega, Suecia, Dinamarca e Islandia. Sin embargo, pueden verse ejemplares de estas liebres en Canadá y Alaska. Mientras más cercanas son las zonas al polo norte, su pelaje se torna de color blanco totalmente durante el año. A diferencia de las que están un poco más alejadas que pueden tener un pelaje de color azul escarchado. Esto ocurre durante el verano con algunos destellos de color blanco en la cola. Sin embargo, luego estos animales mudan el pelo para el invierno.

Origen de la liebre ártica

Esta, al igual que la liebre común o europea, tuvo su desarrollo en todo el continente europeo. Solo que en zonas más al norte, encontró estabilidad y comida necesaria para mantenerse y evolucionar de la mejor forma. Al igual que todas las liebres tienden a ser libres y pocas pueden ser domesticadas. Aunque desde la prehistoria este fue parte fundamental de la alimentación de ciertas especies. La caza de estos animales por su pelaje ha sido grande. Sin embargo, siguen existiendo un número enorme de ejemplares que no la colocan en peligro de extinción.