Saltar al contenido
Animales

La llama

Mamífero que pertenece a la familia de Camelidae, genéticamente creado mediante la selección artificial en zonas de América del sur. Este animal tiende a pesar entre unos 130 y 200 kilos por ejemplar. Además cuenta con una muy buena altura que alcanza casi los 2 metros. Generalmente se encuentra en zonas de gran altura lo que lo hace capaz de adaptarse a ambientes con poco oxígeno. Su pelaje es grueso es forma de lana que va desde colores oscuros, casi negro, hasta colores mucho más claros. Tiene un cuello largo con 32 dientes y patas delgadas y largas.

Distribución de las llamas

Este animal es netamente domesticado desde su creación por selección artificial. Lo que hace que esta especie no contenga ejemplares en estado salvaje. Toda esta especie se desarrolla en América del Sur en las montañas de la cordillera andina. Aunque se han llevado ejemplares a zonas como Norteamérica, Europa y Australia. Predomina en lugares que superan los 4 mil metros sobre el nivel del mar. Las montañas más altas de los Andes y el Altiplano de Perú, Bolivia, Chile, Ecuador y Argentina. Su población no se encuentra en peligro puesto que es una especie desarrollada por el impulso humano.

Historia de la llama

Los pueblos indígenas se encargaron de domesticar esta especie que fue creada a partir del mamífero salvaje Guanaco. Esto ocurrió en sectores de Perú, norte de Chile, Oeste de Bolivia y al norte de Argentina. Esta con el paso del tiempo se ha utilizado con fines de conseguir y comercializar su lana y carne. Además de que también es utilizada como medio de transporte de mercancía en las zonas montañosas. En Perú, Bolivia y Argentina aún se comercializa su lana que es de buena calidad. Todo esto es gracias a distintos grupos de domesticación de ejemplares de esta especie.