Mangosta

Mangosta

La mangosta

Este pequeño mamífero es carnívoro y pertenece a la familia Herpestidae. Su principal característica es la habilidad que tiene para cazar serpientes venenosas. Además que se han encontrado muchos fósiles de este ejemplar cerca de las tumbas del antiguo Egipto. Los ejemplares de este animal son esbeltos y delgados con patas cortas y orejas redondas. Pueden llegar a medir entre 24 y 58 centímetros de largo. Su peso puede ir de los 320 gramos a unos 5 kilos de las subespecies más grandes. El pelaje de este animal varía entre gris y marrón con líneas oscuras o claras. Estas se pueden ver en su cuerpo o también en su cola en forma de anillo.

Distribución de la Mangosta

Este animal principalmente se encuentra en Asia, el sur de Europa, la península Ibérica. De igual forma en el sur de África donde consigue mejores zonas de pastizales, bosques y terrenos duros y rocosos. Con estos ambientes logran tener un mejor desenvolvimiento en cuanto a sus vidas. Una de las principales razones que acondicionara el hábitat de esta especie es la cantidad de alimento que logren conseguir. Ya que se alimentan de roedores, insectos, serpientes, aves y ranas. Algunas de las especies que se han logrado introducir en la isla de Hawái se encuentran en peligro de extinción. Así como otras subespecies aunque en general logran mantener un buen número de ejemplares.

Historia de las Mangosta

En 1800 muchos de los ejemplares de esta especie se llevaron a la India occidental. Así como a las islas de Hawái ya que eran consideradas como una especie de plaga. Estas terminaban afectando a las distintas plantaciones de caña de azúcar. Sin embargo, con esto no se logró disminuir su población sino acrecentarla en cada región a la que fue llegada. Sin embargo, se han encontrado fósiles de este animal que datan de la época egipcia. Es por ello que se sospecha que es por su habilidad con las serpientes.